La cirugía low cost: cuando la estética barata puede salir cara Noticia Anterior Bótox, Ácido Hialurónico y...

La cirugía low cost: cuando la estética barata puede salir cara

En Internet, es fácil encontrar ofertas de aumento de mama por 2.500 euros. Algunos paquetes incluyen la operación, la estancia en un hotel de cinco estrellas y los billetes de avión. La oferta es una ganga, pero a los profesionales de la cirugía estética no les salen las cuentas.

Puede ser más barato operarse en otros países, pero los paquetes turísticos que se ofertan están lejos de ser operaciones que ofrezcan plenas garantías. Ainhoa Placer es vocal de Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética: «Aquí el hospital cuesta alrededor de 1.000 euros, el anestesista alrededor de 500 euros, unas prótesis de la mejor calidad suelen costar unos 1.400 euros. Sólo con eso ya nos hemos pasado del precio inicial. Todavía nos falta sumar el estudio preoperatorio, los honorarios de los cirujanos, los honorarios de la enfermera instrumentista, secretaria, alquiler de consulta, visitas preoperatorias y seguimiento postoperatorio y demás gastos. En otros países, es verdad que todo puede ser un poco más barato, pero hay que desconfiar de ofertas tan a la baja».

Si no cuadran las cuentas, tampoco encajan los plazos de estas ofertas en países como Marruecos, Túnez, Turquía o Líbano. Aunque se venden como paquetes vacacionales con cirugía incluida, las estancias pueden durar incluso menos que el preoperatorio. De entrada, es necesaria una semana, como mínimo, para tener la analítica completa y electrocardiograma que se requiere para una operación. Es por esta razón que las fechas cerradas tienen su riesgo. Además, si apareciera una complicación, habría que prolongar la estancia, pero el paquete turístico tiene fecha de entrada y salida.

Apostar por la cirugía estética low cost, puede terminar saliendo caro. Ainhoa Placer recuerda: «Como estos pacientes se guían por el mejor precio, buscan que les resuelvan la complicación gratis y acuden a los servicios de urgencia de la Seguridad Social. Eso no está cubierto porque la Seguridad Social asume problemas de salud, no de estética». Este tipo de intervenciones explican el incremento de la demanda en cirugía secundaria, la que se encarga de reparar operaciones mal hechas.

Fuente: cadenaser.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar