Crepes de trigo sarraceno, kale y jengibre Previous item Hablando de trasplante... Next item Día mundial de la alimentación

Crepes de trigo sarraceno, kale y jengibre

Esta receta de crepes de trigo sarraceno es muy fácil y estoy segura de que la vais a repetir en muchas ocasiones ya que nos sirve como desayuno, como tentempié, merienda, o sustitución del pan en las comidas. Me gusta añadirle kale y jengibre porque obtenemos una combinación estupenda de nutrientes con muchísimas propiedades. Te hablo un poco de ellos a continuación.

El kale o col rizada es una verdura de hoja verde rica en vitamina C, A y K. Tiene una gran capacidad antioxidante y es una fuente importante de hierro, calcio y magnesio. Además es un alimento que nos va a aportar mucha fibra y pocas calorías.

El trigo sarraceno o alforfón no es un cereal, es una planta con abundantes flavonoides, vitaminas del grupo B, hierro y con un buen perfil graso beneficioso para personas con enfermedades cardiovasculares. Es una fuente muy importante de proteína, con buena asimilación y aportándonos varios aminoácidos esenciales, por lo que es perfecto para deportistas, niños y ancianos, que tienen unos requerimientos importantes de proteínas. Ideal para veganos y celíacos, ya que esta semilla no contiene gluten.

El jengibre es antiinflamatorio, antioxidante y antimicrobiano, rico en hierro, selenio y potasio.

——————————————————————–

INGREDIENTES:

6 cucharadas soperas de trigo sarraceno a remojo desde la noche antes.

1 taza  de agua.

1 taza de kale.

Jengibre al gusto.

También podéis añadir semillas a vuestro gusto a la receta.

———————————————————————-

Enjuagamos el trigo sarraceno, escurrimos y lo introducimos en un procesador de alimentos  junto con el resto de ingredientes hasta que quede un líquido espeso. Otra ventaja es que no necesitamos huevo en esta receta, por lo que es apta para los alérgicos al huevo.

Ponemos una plancha o sartén antiadherente a fuego fuerte  y vamos añadiendo parte de la masa. Extender con ayuda de una espátula. Esperamos unos minutos y damos la vuelta.

Según nos gusten más o menos hechas las dejamos más tiempo, pero en cualquier caso es un proceso rápido. Con esta cantidad tenemos para 4-5 tortitas, dependiendo del tamaño de la sartén, claro.

Otra opción es guardar la masa en un bote de cristal en la nevera e ir cocinando las tortitas según necesidad.

El relleno queda a vuestra elección, hay muchísimas opciones:

-aguacate, tomate y orégano, ideal para veganos.

-salmón ahumado, huevo cocido  y canónigos si queremos hacer una cena rica en proteína tras venir de entrenar.

-embutido de pavo (de calidad) o jamón ibérico, y rúcula…

¡¡ A comer!!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar