Pan de trigo sarraceno y quinoa Previous item Nuestro segundo cerebro Next item Natillas de calabaza

Pan de trigo sarraceno y quinoa

Hacerte tu propio pan no es tan difícil como crees. Hay muchísimas recetas por la web, pero ésta es de mis preferidas.Vamos a usar el trigo sarraceno y la quinoa en grano para elaborar este pan sin gluten y sin levadura. El psyllium lo podéis encontrar en cualquier herbolario, tienda especializada o tiendas online sin problema, nos ayudará a darle consistencia y esponjosidad a este pan de trigo sarraceno y quinoa.

 

Cuando vayáis a preparar vuestro primer pan sin gluten hay que desechar la idea de encontrarnos un pan súper esponjoso y con esa miga a la que estamos acostumbrados. Suelen ser panes más densos, que aportan mayor sensación de saciedad. Esta receta basada en todaunadelicia.com usa estos dos pseudocereales: la quinoa y el alforfón o trigo sarraceno que nos van a aportar hidratos de carbono de lenta absorción  ideales para personas que necesiten controlar sus glucemias a la vez que evitan el gluten y las levaduras.

Para aquellos que tengan  problemas de gastritis o SIBO (Small Intestinal Bacterial Overgrowth) puede no ser el pan ideal, ya que la digestión es lenta y les puede resultar «algo pesado». De la misma forma los pacientes renales que deban evitar los oxalatos no deben abusar del trigo sarraceno.

Ingredientes:

250 g de trigo sarraceno

250 g de quinoa

20 g de psyllium

Mezcla de semillas (opcional)

180 ml de agua

1 cucharada de sal (17 g)

Harina de trigo sarraceno para espolvorear

 

Preparación:

Lavamos bien el trigo sarraceno y la quinoa en un colador.

Lo dejamos en remojo en un bol grande de cristal cubierto de agua toda la noche. Al día siguiente, lo escurrimos, pero sin aclararlo. Tendrá un líquido un poco gelatinoso que hace que se mezcle bien.

Lo trituramos obteniendo una masa líquida. No es necesario triturarlo mucho. Es el momento de añadirle las semillas.

Lo ponemos en un bol grande de cristal junto al psyllium. Lo mezclamos, lo tapamos con un paño y lo guardamos en un sitio que no sea frío durante 24 horas. Yo lo meto en el horno apagado.

Pasado el tiempo de reposo, encendemos el horno a 175º C.

Amasamos lo mínimo para dar forma al pan con la harina de trigo sarraceno y lo metemos al horno precalentado durante 1 hora y 20 minutos.

Lo sacamos del horno  y lo dejamos enfriar sobre una rejilla para que no se humedezca la parte inferior.

Podéis cortarlo en rebanadas y congelarlo para irlo usando según vuestras necesidades. Recién sacado del congelador, basta con ponerlo en la tostadora y se puede consumir al momento.

Como veis esta receta de pan de trigo sarraceno y quinoa te permite añadirle a la masa tus ingredientes favoritos o que se adapten a tus necesidades: semillas, fruta, frutos secos, especias… Espero que os animéis a probarla.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar